portada - Los nuestros, los otros y los ...

CANTABRIA

Los nuestros, los otros y los aquellos

GONZALO SELLERS

«¿Quiénes son esos?», pregunta un hombre cuando llega a la altura del Palacete del Embarcadero. Rodeados por decenas de periodistas, policías y curiosos, su amigo señala a un grupo y le responde: «Aquellos son los nuestros». En la dirección que apunta el dedo, la vicepresidenta del Gobierno, Dolores Gorostiaga, forma un corrillo con los nombres propios del PSOE cántabro. Allí están Ángel Agudo y Miguel Ángel Palacio, Rosa Eva Díaz Tezanos y Juan José Sota... los primeros en llegar y los que más tendrán que esperar en el exterior del edificio a uno de los suyos, el ministro de Fomento, José Blanco.

Los otros no tardan en aparecer. El alcalde, Íñigo de la Serna, llega andando, pocos minutos después, rodeado por los concejales de Urbanismo, Economía, Cultura, Empleo y Barrios. Todos se saludan y, de nuevo, cada uno a su corrillo.

El delegado del Gobierno, Agustín Ibáñez, y el presidente, Miguel Ángel Revilla, no dicen 'hola' ni a unos ni a otros cuando llegan. Los corrillos empiezan a fusionarse, pero el primero y el segundo siguen en un aparte, de charla con el presidente de Puertos del Estado, Fernando González Laxe.

De la Serna, aprovechando que ha visto a unos conocidos, se acerca a este corrillo. Tres apretones de mano. Tres segundos. Y ya está. Una vez roto el hielo, Ibáñez se decide a hablar con los otros. Revilla se queda a solas con Laxe. Hasta que llega el que faltaba. Blanco sonríe, saluda y vuelve a sonreir. No todos le responden a lo primero ni a lo último.

Ya dentro, éstos, aquellos y los otros se sientan para firmar el convenio. De la Serna busca algo y se lo comenta a Laxe, que con un gesto le dice que no sabe. A su derecha está Blanco, pero a él no le pregunta. Llegan los discursos y el protocolo sólo deja hablar del Frente Marítimo. Gorostiaga pide sonrisas y el alcalde tira de insinuaciones para hablar, sin que lo parezca, del AVE. A Revilla no le gusta hilar fino y lo dice sin tapujos. Blanco parece que no se da por aludido. Ni por éste ni por aquel. Al final todos vuelven a darse la mano. La del ministro y la del alcalde se encuentran, pero no las miradas.


OPINIÓN
Una oportunidad para Santander
por Editorial
Santander recupera la bahía
por Manuel Ángel Castañeda
El cuento de la buena pipa
por José Emilio Pelayo
FOTOS: El Frente Marítimo visto desde el cielo
El Frente Marítimo visto desde el cielo

El Frente Marítimo da su paso más importante

Ver más vídeos


© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L.
CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander
Registro Mercantil de Santander, Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S116077 Inscripción 1ª
Política de Privacidad  Aviso legal  Política de Cookies